MADRE NO HAY MÁS QUE UNA

9:00


Una vez más la maternidad vuelve a dar que hablar, y una vez más la polémica está servida con las declaraciones de Samanta Villar

Parece ser que ha escrito un libro en el que cuenta en primera persona su experiencia como madre. Quiero pensar que se trate de eso, de buscar polémica, porque como madre además de que me cuesta, me duele creerlo (imagino que algún día más a ellos...)

Querida Samanta, mi vida (como la de mucha gente) también estaba completa antes de tener a mi hijo...El tener hijos o no, es una opción, no una necesidad...

Me parece, cuanto menos lamentable, escuchar que tu libro servirá de ayuda a otras mujeres que sientan vergüenza por no vivir una experiencia tan bonita. Dices que hay un relato único que lo definen como "la mejor experiencia de tu vida", digo yo que por algo será ¿no? aunque para ti, sin duda, debe de ser la peor, porque según dices, un hijo te destruye la vida (que palabra más cruel...)

Mi hijo, ha sembrado el caos en mi vida, pero JAMÁS (y repito) JAMÁS me la ha destruido...Creo que eso ocurre cuando amas a alguien más que a tu propia vida ("amor de madre" lo llaman)...Y a tí, como a mí y como a todas, ser madre te cambia la vida...¡Vaya si te la cambia!

Después de llevarlo nueve meses dentro de tí, el parto duele, ¿cómo no va a doler? que tu cuerpo "se abra en canal" para dar vida...¡Ni dolor fisiólogico ni leches!.

Claro que es un inmenso sacrificio desde el primer momento, elévalo a nivel estratosférico si quieres...Tienes que recuperarte y una nueva vida reclama tu atención las veinticuatro horas. Con esa nueva vida, vino una infinita felicidad, pero también trajo muchos miedos, muchas horas sin dormir, un agotamiento extremo y el eterno sentimiento de culpa.

Claro que la maternidad no es un camino de rosas ¿qué lo es?. Yo no he reconstruido mi vida, la he adaptado a sus necesidades. Como todo, es cuestión de prioridades...

Cuando llegó mi hijo, en mi casa, en mi vida y en mi trabajo reinó un nuevo orden (o más bien desorden) y con todo y con eso NUNCA he sentido que haya perdido calidad de vida.

Hemos necesitado tiempo, ese donde las horas dejan de tener sesenta minutos y los días veinticuatro horas...También lo hemos tenido para conocernos, para entendernos sin hablarnos y he aprendido a mirar con otros ojos, con los que sólo una madre sabe mirar...

He olvidado los miedos con sus sonrisas. Me ha enseñado a amar de manera incondicional. A sobrellevar el cansancio y las noches en vela a cambio de sus besos y caricias. Te aseguro que sabe como nadie ponerme a prueba, cuando no admite un no por respuesta y me derrito cuando me llama "mamá".

También echo de menos estar ratos a solas, conmigo misma y hacer más planes con su padre. Y me cabreo por olvidarme de mí muchas más veces de las que quisiera...Y no, no soy perfecta, ni llego a todo, pero con todo lo bueno y lo menos bueno, sin duda, es "la mejor experiencia de mi vida".

You Might Also Like

0 comentarios

WOMAN

MAN

KIDS

INSTAGRAM

Subscribe